divendres, 13 de maig de 2011

paisatge amb vell i muntanya

Cómo se vive tras aquel espanto?
Cada mañana abro los ojos... y me da igual si es lunes o domingo, Navidad u otro día: lo agradezco como un regalo de la vida. camino por la montaña, me arrodillo ante un paisaje... y me digo: "¡Qué suerte estar aquí!".
Boris Pahor, 97 anys, supervivent de camps de treball nazis
La Vanguardia, 4/09/2010